Hoy Lunes abierto:

10:00 - 20:00

(La taquilla cierra una hora antes)

   

Horarios

Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo
de 10h a 20h
Viernes y sábados de 10h a 21h
(La taquilla cierra una hora antes)

Venta de entradas

www.ticketea.com
902 044 226

El Palacio de Gaviria

Exposición

Sección 3: El Automatismo y su Evolución

Con el fin de rejuvenecer la poesía y las artes visuales mediante la utilización de fuentes de creatividad no empleadas previamente, el surrealismo exploró los aspectos más oscuros de la mente: los sueños, la enfermedad mental y el inconsciente. Los escritores y artistas desarrollaron técnicas “automáticas” para escapar al control consciente y explorar las fuentes de su inconsciente. El automatismo refleja la pasión de los surrealistas por los nuevos descubrimientos realizados en el campo de la psiquiatría a principios del siglo XX: consideraban el automatismo como el equivalente visual de la libre asociación empleada por Freud en el psicoanálisis.

Según André Breton, la esencia del automatismo reside en mantener alerta “las voces… de nuestro inconsciente” y en escapar al control consciente de la lógica, la estética o la moralidad –enemigos acérrimos de la imaginación y de la creatividad. Los surrealistas se esforzaban por ampliar su mente recuperando la libertad de la imaginación, a la que normalmente solo se tiene acceso durante la infancia, en los sueños o en momentos de locura. El papel de la razón debería limitarse al reconocimiento y al registro de los magníficos fenómenos que emanan del inconsciente.

En el surrealismo la búsqueda de procesos que consiguiesen liberar el arte del control del pensamiento consciente se traduce en diversas técnicas y formas del arte, entre las que se incluyen los “dibujos automáticos” de Jean Arp y André Masson, las obras semiautomáticas de Joan Miró y los frottages (frotados) and grattages (raspados) de Max Ernst. Man Ray y otros fotógrafos desarrollaron técnicas nuevas tales como la solarización, los fotogramas y los efectos casuales para crear obras llenas de misterio y ambigüedad.

En los años cuarenta, cuando muchos representantes destacados del movimiento se vieron abocados al exilio debido a la II Guerra Mundial, el automatismo se convirtió en una fuerza impulsora para los artistas de la escuela de Nueva York. Impactados por la idea del inconsciente como fuente de inspiración artística, estos futuros Expresionistas abstractos ampliaron el repertorio de las prácticas automáticas.

Una exposición organizada por:

Con:

En colaboración con:

Comunicación y prensa:

   

Hoy Lunes abierto:

10:00 - 20:00

(La taquilla cierra una hora antes)

Exposición

Sección 3: El Automatismo y su Evolución

Con el fin de rejuvenecer la poesía y las artes visuales mediante la utilización de fuentes de creatividad no empleadas previamente, el surrealismo exploró los aspectos más oscuros de la mente: los sueños, la enfermedad mental y el inconsciente. Los escritores y artistas desarrollaron técnicas “automáticas” para escapar al control consciente y explorar las fuentes de su inconsciente. El automatismo refleja la pasión de los surrealistas por los nuevos descubrimientos realizados en el campo de la psiquiatría a principios del siglo XX: consideraban el automatismo como el equivalente visual de la libre asociación empleada por Freud en el psicoanálisis.

Según André Breton, la esencia del automatismo reside en mantener alerta “las voces… de nuestro inconsciente” y en escapar al control consciente de la lógica, la estética o la moralidad –enemigos acérrimos de la imaginación y de la creatividad. Los surrealistas se esforzaban por ampliar su mente recuperando la libertad de la imaginación, a la que normalmente solo se tiene acceso durante la infancia, en los sueños o en momentos de locura. El papel de la razón debería limitarse al reconocimiento y al registro de los magníficos fenómenos que emanan del inconsciente.

En el surrealismo la búsqueda de procesos que consiguiesen liberar el arte del control del pensamiento consciente se traduce en diversas técnicas y formas del arte, entre las que se incluyen los “dibujos automáticos” de Jean Arp y André Masson, las obras semiautomáticas de Joan Miró y los frottages (frotados) and grattages (raspados) de Max Ernst. Man Ray y otros fotógrafos desarrollaron técnicas nuevas tales como la solarización, los fotogramas y los efectos casuales para crear obras llenas de misterio y ambigüedad.

En los años cuarenta, cuando muchos representantes destacados del movimiento se vieron abocados al exilio debido a la II Guerra Mundial, el automatismo se convirtió en una fuerza impulsora para los artistas de la escuela de Nueva York. Impactados por la idea del inconsciente como fuente de inspiración artística, estos futuros Expresionistas abstractos ampliaron el repertorio de las prácticas automáticas.

Horarios

Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo
de 10h a 20h
Viernes y sábados de 10h a 21h
(La taquilla cierra una hora antes)

Venta de entradas

www.ticketea.com
902 044 226

El Palacio de Gaviria

Una exposición organizada por:

Con:

En colaboración con:

Comunicación y prensa:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar